EL EFECTO ANTIINFLAMATORIO DE LA ESTIMULACIÓN PERIFÉRICA DEL VENENO DE ABEJA ESTÁ MEDIADO POR LOS RECEPTORES MUSCARÍNICOS CENTRALES DE TIPO 2 Y LA ACTIVACIÓN DE LAS NEURONAS PREGANGLIONARES SIMPÁTICAS

El efecto antiinflamatorio (AI) inducido por la inyección periférica de veneno de abeja diluido (dBV) implica la activación de los circuitos de la médula espinal y está mediado por la liberación de catecolamina de la médula suprarrenal, pero los mecanismos neuronales precisos implicados no se conocen por completo. En un estudio reciente, demostramos que un aumento en la acetilcolina espinal está involucrado en la mediación del efecto antiinflamatorio del dBV y que esta mediación también involucra la activación adrenomedular. El presente estudio utilizó el modelo de inflamación de bolsa de aire de ratón para evaluar la participación de los receptores de acetilcolina espinales y las neuronas preganglionares simpáticas (SPN) en el efecto antiinflamatorio de dBV (dBVAI). El pretratamiento intratecal (IT) con atropina (antagonista colinérgico muscarínico) pero no hexametonio (antagonista colinérgico nicotínico) suprimió significativamente dBVAI en la migración de leucocitos provocada por zymosan. Experimentos posteriores mostraron que el pretratamiento de IT con metoctramina (un receptor muscarínico tipo 2, antagonista M (2)), pero no pirenzepina (un antagonista M (1)) o 4-DAMP (un antagonista M (3)), suprimió el dBVAI. Además, la estimulación con dBV aumentó específicamente la expresión de Fos en los SPN de T7-T11, pero no en los segmentos de la médula espinal T1-T6 o T12-L2, en animales con inflamación inducida por zimosan. Además, el pretratamiento de methoctramina IT suprimió esta expresión de Fos inducida por dBV específicamente en SPN de nivel T7-T11. La denervación simpática periférica con tratamiento con 6-hidroxidopamina (6-OHDA) (que evita la inervación medular suprarrenal simpática) no alteró el dBVAI. Colectivamente, estos resultados indican que la estimulación de dBV conduce a la liberación de acetilcolina en la médula espinal que a su vez actúa sobre los receptores M (2) espinales, que a través de un mecanismo hipotético de desinhibición activa los SPN que se proyectan hacia la médula suprarrenal. Esta activación finalmente conduce a la liberación de catecolaminas suprarrenales que contribuyen a dBVAI.