EFECTO ANTIINFLAMATORIO DEL PROPÓLEO

Resultado de imagen de actividad antiinflamatoria de un flavonoide

Dr Newton Ross

NF-kB forma parte de un mecanismo de regulación genética ancestral de procesos inmuno-inflamatorios que se expresa en seres tan primitivos como las anémonas de mar así como en todas las células humanas.

Es un factor constitutivo de acción rápida que elabora la primera respuesta de defensa frente a estímulos nocivos exógenos o endógenos (ver extensa lista en www.nf-kb.org). Su actividad biológica está estrechamente controlada por un inhibidor (I-kB) y su regulación defectuosa se ha vinculado con enfermedades inflamatorias, cáncer y arterioesclerosis.

En la vía de activación canónica o clásica que se muestra en la figura los estímulos pro inflamatorios producen la fosforilación y la degradación proteolítica del inhibidor, liberando al NF-kB que se traslada al núcleo celular en donde activa la síntesis de mediadores inflamatorios: citoquinas, enzimas y moléculas de adhesión de neutrófilos y macrófagos al endotelio vascular esenciales para su migración al foco inflamatorio.

Las citoquinas estimulan las propias células que las producen y las vecinas asegurando una adecuada coordinación para amplificar localmente la respuesta inflamatoria, pero la estimulación intensa e incontrolada puede causar el pasaje de estos mediadores a la circulación y la muerte .

La actividad antiinflamatoria del propóleos se vincula con la capacidad de sus polifenoles constitutivos (flavonoides y ácidos aromáticos) para inhibir al NF-kB y reducir los niveles de los mediadores inflamatorios.

Estudios in Vitro con macrófagos y células endoteliales y sinoviales humanas mostraron que la síntesis de IL-1β se redujo un 65% con 30 mcg/mL de propóleos y la síntesis de ILs -1β, -6, -8 y TNF α disminuyó significativamente con dosis reducidas de varios flavonoides. La expresión de los genes de la IL-8 y de las moléculas de adhesión también se redujo con los flavonoides. La síntesis de eicosanoides (prostaglandina E2 y leucotrienos B4 y C4), mediadores lipídicos derivados del ácido araquidónico de las membranas celulares y causantes del edema y dolor inflamatorios, fue casi abolida con 20-50 mcg/mL de propóleos ; asimismo, la actividad o la expresión de los genes de la fosfolipasa A2, la ciclooxigenasa- 2 y la lipooxigenasa-5, enzimas responsables de la síntesis de eicosanoides, fue reducida por varios polifenoles .

Otro grupo de enzimas que participan en la cascada inflamatoria son la xantino oxidasa (XO), la mieloperoxidasa (MPO) y la nicotinamida adenina dinucleótido fosfato oxidasa (Nox) presentes en los macrófagos, los neutrófilos y en las células endoteliales activadas por citoquinas inflamatorias; colectivamente participan en la generación de estrés oxidativo por formación de especies reactivas del oxígeno (ROS: anión superóxido, peróxido de hidrógeno y radicales hidroxilo).

La actividad de la XO fue casi abolida con 50 mcg/mL de propóleos y su capacidad de depuración del anión superóxido fue casi del 100% con 3 mcg/mL; en células endoteliales humanas 2 mcg/mL de propóleos inhibieron la XO en 50% . En heridas diabéticas la actividad de la MPO se redujo un 50% tras aplicación única de 8 mg de propóleos , mientras que la de Nox se redujo un 20% en células endoteliales con propóleos con una concentración de 5.3 mg de polifenoles/mL .

Altos niveles de óxido nítrico (NO) producidos por la isoforma inducible de la óxido nítrico sintasa (iNOS) están asociados con una amplificación importante de la inflamación y con destrucción celular por formación de ROS y de peroxinitrito. La expresión del gen iNOS  y la síntesis de NO  en macrófagos de ratón se redujeron 65% con 30 mcg/mL y 12.5 mcg/mL de propóleos, respectivamente.

La expresión de iNOS en fibroblastos humanos se redujo 28% con 1 mg/ mL de propóleos . Adicionalmente, el propóleo mostró una gran capacidad para depurar el peroxinitrito, una molécula con alto poder nitro-oxidante que altera la función de proteínas que intervienen en importantes eventos celulares: 80% con 5 mcg/ mL.

En suma, el propóleos actúa sobre varios blancos moleculares de la cascada inflamatoria.